Cómo preparar el Plan de Promoción DEFINITIVO para tu Música 2019

Claves del artículo
Promoción Musical 90%
Marketing Musical 85%
Coaching Musical 80%

Tal y como os comentaba en anteriores post, la Era Digital ha cambiado la forma en la que producimos, distribuimos, promocionamos y escuchamos música. La expansión de Internet, la implantación del ordenador en los hogares de todo el mundo y el extraordinario desarrollo de las tecnologías portátiles son el paradigma de una nueva y apasionante era en la que la promoción musical se rige por derroteros muy diferentes a los de antaño.

A continuación, repasamos las principales señas de identidad del negocio musical de nuestros días:

1. Hábitos de consumo

Internet y la telefonía móvil tienen un gran impacto sobre unos hábitos de consumo musical que han cambiado drásticamente en los últimos quince años. A golpe de click tenemos a nuestra disposición la práctica totalidad de la música que se produce en el mercado. Después de algún tiempo, donde las descargas de música marcaban la pauta, hoy por hoy la tendencia es el streaming (Spotify, Apple Music, Amazon Music…).

El acceso a la música está más globalizado que nunca. Además, es más inmediato. Por su parte, las redes sociales se han consolidado como un nuevo espacio de comunicación entre los medios masivos y la conversación cara a cara.

2. Nuevos canales de distribución

Las ventanas de distribución digital nos proporcionan grandes posibilidades de difusión. La Era Digital nos ha permitido prescindir de los elevados costes de la fabricación y distribución física. El negocio de la música tiene en este escenario virtual, una potente herramienta que permite distribuir la música de forma instantánea y hacerla llegar a cualquier usuario, independientemente del lugar donde se encuentre.

3. Nuevas vías de promoción

Aunque los grandes líderes de opinión siguen siendo esenciales, están mucho más difuminados respecto a hace algunos años. El poder de convocatoria ya no se concentra en unos pocos líderes fuertes, sino en multitud de emisores con distintos niveles de influencia.

Los músicos y el público están presentes en la red. La clave está en cómo conectarlos. El papel del “boca-oreja”, si bien siempre ha servido para establecer una base sólida de seguidores, ahora cobra un papel determinante. Las redes sociales han ayudado a consolidar un espacio virtual donde la comunicación interpersonal se extiende y ramifica a una velocidad de vértigo.

Toda campaña de promoción tiene como objetivo primordial el “boca-oreja”, tanto en la calle como en su extensión on-line. En este sentido, los flujos de comunicación entre los líderes de opinión y el público son elementales para que una propuesta musical cale.

4. Saturación en la oferta musical

Una vez más, debemos hacer mención a la caída de los costes de producción. ¿Por qué? Porque como consecuencia de poder grabar más barato, en la actualidad existe más música grabada que nunca disponible en el mercado. La contrapartida es una mayor saturación con el consecuente desequilibrio entre oferta y demanda.

Con la red bien asentada como nuevo escaparate musical, los músicos compiten en igualdad con cientos de miles de proyectos con las mismas posibilidades de producción y promoción. Hay una abrumadora cantidad de propuestas musicales luchando por la atención de los mismos públicos objetivos.

Esta saturación musical alcanza a todos los agentes del negocio: agencias de management, A&R discográficos, A&R editoriales, promotores de conciertos, etc. Todos los filtros de acceso están colapsados. El desequilibrio, que no es nuevo en el negocio musical pero sí mucho más acusado, incide directamente en la necesidad de invertir en marketing y promoción.

5. Necesidad de tiempo, esfuerzo y dinero

La industria se muestra mucho más reacia a apostar por nuevo talento. Pero la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo sigue siendo fundamental para levantar cualquier proyecto musical, lo que ha dado carta blanca a la autoproducción.

En este nuevo entorno el destino de esta inversión es prácticamente idéntico al de hace unos años. Todos los esfuerzos han de ir encaminados a la producción de contenidos, la publicidad y las relaciones públicas.

La necesidad de inversión en promoción musical es directamente proporcional al nivel de saturación existente en el mercado. En un entorno de carencia, donde la demanda es superior a la oferta, la publicidad no sería necesaria, pues todos los productos terminarían siendo explotados. Por desgracia, el negocio de la música siempre ha sido justo el inverso, ahora mucho más que antes.

A pesar de que Internet nos brinda nuevas posibilidades de promoción, nunca ha existido tanta oferta musical, por lo que las campañas de promoción son indispensables para lograr diferenciarse de la competencia y llegar hasta tu público objetivo.

6. Nuevos formatos de promoción

En la actualidad, las maquetas han sido sustituidas por vídeos musicales y grabaciones de home studio, mientras que las redes sociales han relegado la pegada de carteles a un segundo plano. Los medios de comunicación siguen siendo un apoyo potencial, pero conviven con muchas otras posibilidades de promoción dentro del entorno on-line, como pueden ser los blogs, las webs especializadas, los canales de vídeos musicales y las redes sociales. En otras palabras, hay más espacios entre la escena local y la primera división.

Espero que mi información te haya sido útil y recuerda… “más vale un gramo de acción que una tonelada de buenas intenciones”, así que más allá de la pura teoría, mi mejor recomendación es que aplicando lo que hayas podido aprender, te pongas manos a la obra.

¡A por todas siempre!

Si te crees que este artículo puede ser de utilidad para otras personas no dudes en compartir y si te gustaría participar activamente en este blog y hacerme llegar tu punto de vista, dudas o sugerencias, estaré encantado de leer tus comentarios.

Bibliografía:

Little, D. (2016). Cómo ganarse la vida con la música. Barcelona: Red Book Ediciones

Mañó, V. y Bori, J. (2016). Así funciona el negocio de la música. Valencia: Círculo Rojo

Aragón, D. (2018). Music Marketing Pro. Musicalizza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *